Cuando se habla de transpersonal no sólo se refiere a un enfoque terapéutico. Lo transpersonal es una corriente que se extiende a los ámbitos social, filosófico, antropológico, cultural, científico, espiritual y artístico como consecuencia de la evolución humana.

Desde su apecto social, representa una forma de vida que enaltece el actuar en plena consciencia de la expansión y el alcance de nuestra existencia con el objeto de permitir que nuestras habilidades auténticas emerjan al servicio de todos los seres vivientes. Transpersonal no mira a la persona como lo que es sino como lo que es capaz de ser. Potencia los valores humanos de amor, gratitud, humildad y respeto. No es una utopía. Es una auténtica consciencia que se puede lograr a través del propio trabajo interior sin discriminar la experiencia personal y dolorosa, pero dándole sentido para aportar valor a la trascendencia humana.

Desde lo antropológico y cultural propone el respeto y la reintegración de prácticas ancestrales en armonía con tecnologías actuales. Propone una nueva cultura que rescate las mejores expresiones de la humanidad a lo largo de su existencia y se unifique en una unidad de consciencia.

Desde la ciencia, profundiza y participa de paradigmas desafiantes que consideran el mundo subatómico como la esencia primordial que a su vez nos conecta con la espiritualidad.

Desde un enfoque artístico, lo transpersonal potencia las habilidades creativas del ser como máxima expresión del espíritu. Así, la danza, las artes plásticas, la escritura y la música se convierten en experiencias creativas hacia la trascendencia humana y colectiva.

Una vida transpersonal es una vida llevada a la máxima expresión de sus capacidades. Es vivir todo momento como una acertada sincronía que nos va recordando nuestra historia para trascenderla en favor de la coexistencia humana. Es un estilo de vida que de ninguna manera implica dogmas. Por el contrario, lleva la experiencia personal a vincular las filosofías de oriente con occidente, lo ancestral con lo industrial, lo científico con lo sagrado, lo mítico con la propia realidad, lo antiguo con lo moderno. Es un baile con la unidad por un bienestar colectivo.

Un enfoque transpersonal invita a vivir la vida desde el gozo y la dicha. Desde la apreciación por todo lo que acontece. Desde la consciencia de la impermanencia y desde la paz. Desde la apuesta por la vida y no por el sufrimiento. 

Vivir transpersonal es ejercer en plena consciencia el arte de vivir.

PSICOLOGÍA

TRANSPERSONAL

La corriente transpersonal surge como cuarta fuerza de la psicología después del psicoanálisis, el conductismo y el humanismo. No está en conflicto con las fuerzas anteriores; las integra y las complementa a través de una nueva compresión de la psique y nuevos modelos de la consciencia..

La psicología transpersonal revoluciona la percepción de las psicopatologías, el concepto de crisis, los métodos de intervención, la postura del terapeuta y del ser humano en el mundo. Es, en definitiva, una psicología que no sólo confronta, sino que muestra un camino más allá de la experiencia individual dirigido hacia la trascendencia y que cruza las fronteras desafiando todo lo que le precede.

El amplio espectro de su campo de estudio hace de la psicología transpersonal una meta ambiciosa para los interesados en ella ya que oscila desde la comprensión de cosmovisiones de civilizaciones preindustriales, filosofías y religiones orientales hasta la integración de ciencias posmodernas y el enfoque subatómico de sus ramas.

No obstante, no se puede considerar completo un estudio de lo transpersonal si la información no se ha llevado a la propia experiencia. De modo que la psicología transpersonal exige un profundo trabajo interior no sólo del consultante sino también del terapeuta.

Es un enfoque para aplicar la clínica ante cualquier problemática que el consultante presente. Los métodos de intervención lo llevarán evolutivamente hacia la consciencia de unidad experimentando un espectro más amplio de lo que en ese momento le acontece.

La consciencia transpersonal puede ser temporal como resultado de una o varias experiencias vivenciales o integrada en la vida diaria. Para integrarla, es necesario comprender intelectual y culturalmente cómo funciona el mundo subatómico tanto como experimentarlo con frecuencia en vivencias propias.

CONSCIENCIA

TRANSPERSONAL

La consciencia transpersonal puede ser temporal como resultado de una o varias experiencias vivenciales o integrada en la vida diaria. Para integrarla, es necesario comprender intelectual y culturalmente cómo funciona el mundo subatómico tanto como experimentarlo con frecuencia en vivencias propias.

Conocer nuestras capacidades y potenciarlas es imprescindible para adaptar nuestra vida diaria a una forma distinta de la que la estructura social actual nos moldea.

Por lo anterior, el llegar a una consciencia transpersonal implica un camino de estudio y trabajo interior profundo que se ve reflejado en una vida en congruencia y clara de que todo ser humano tiene habilidades que suman a la vida de todos los seres. La consciencia transpersonal motiva al ser a participar de forma activa en la trascendencia personal y colectiva atendiendo en congruencia su propio bienestar de manera constante.

Abrir chat. Haz clic
Hola. Estamos para servirte!!!